Prótesis de pene. ¡Cuando y como emplearlas en el tratamiento de la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil  o impotencia está presente entre el 12 y el 19% de los varones españoles de edades comprendidas entre los 25 y 70 años, pero en pacientes diabéticos, alcanza los valores del 30-50%. La edad es otro factor relacionado; se presenta en el 2% a los 40 años, 6,7% a los 50, d.18,4% a los 60, 27% a los 70 y del 75% a los 80. 

A parte de la edad, las causas más frecuentes son las enfermedades cardiovasculares, endocrinas, neurológicas, prostáticas, la enfermedad de Peyronie, y el consumo de fármacos, tabaco y alcohol.

El diagnóstico es fundamental. Se lleva a cabo con de una adecuada historia clínica orientada a determinar su causa más probable, la exploración física general, objetivar la presencia de erección espontánea, analítica, estudios de imagen y los neurológicos, si son necesarios.

El tratamiento está relacionado en primer lugar por las causas que la originan y del grado de severidad de la disfunción, siendo preciso considerar otros factores, como la eficacia y los efectos adversos del mismo, la aceptación por el paciente y su pareja, los efectos psicológicos, su posible reversibilidad y el coste económico.

 Se pasa por diversas fases según la respuesta se va avanzando:

Primera. –Incluiría el adecuado control de las posibles enfermedades concomitantes, la revisión de los tratamientos farmacológicos a que está sometido el paciente, pues en muchas ocasiones agravan la  impotencia, y la modificación de los hábitos nocivos, como el alcohol o el tabaco, promoviendo, además, un estilo de vida saludable. En esta fase tenemos  fármacos orales: sildenafilo, tadalafilo y vardenafilo. Éstos son  muy eficaces y bien tolerados.

Segunda:. Ante la escasa o nula respuesta  o imposibilidad de   utilizar fármacos orales  incluimos  el tratamiento  intracavernoso con sustancias vasoactivas, como la prostaglandina E1 o alprostadilo . Otras formas de administración del alprostadilo es a través de la uretra, mediante gel o capsula.

En esta segunda etapa, pueden utilizarse también los dispositivos de vacío Es un, método con poca adherencia en nuestro país y es poco utilizado

Tercera: Ante el fracaso de los tratamientos anteriores se plantea el implante de prótesis de pene en los cuerpos cavernosos.

Por tanto, sus indicaciones son:

-No respuesta al tratamiento médico vía oral o no tolerancia por sus efectos secundarios, contraindicaciones o insatisfechos.

-No respuesta o molestias a las inyecciones intracavernosas o intrauretral

-Solución definitiva a su problema.

          ¿Qué tipos de prótesis existen?

1.-Prótesis maleables, formada por dos cilindros semirrígidos de silicona que se colocan mediante cirugía en el interior delos cuerpos cavernosos. Teniendo el inconveniente de que el pene está siempre en erección, si bien es posible orientarlo en tres posiciones diferentes: recta/elevada para las relaciones sexuales, hacia abajo, para la micción, y posición normal o doblada, a fin de disimularlo con la ropa. Las ventajas son más económicas y más sencillas de utilizare, no es necesario activarlas y desactivarlas.

2.-Próteis hidráulicas son dispositivos que funcionan gracias a un líquido situado en cada uno de los cilindros colocados en los cuerpos cavernosos del pene. Estas se clasifican según su diseño:

a.-Prótesis de dos componentes: consisten en dos cilindros flexibles rellenos de suero salino estéril que se insertan en los cuerpos cavernosos y que están conectados a un dispositivo de bomba, con función también de reservorio, que se instala en el escroto. Para conseguir la erección debe apretarse la bomba escrotal varias veces, lo que transferirá el líquido desde el reservorio a los cilindros. Para su vaciamiento, y conseguir la flacidez del pene, es suficiente con doblar los cilindros hacia abajo durante unos diez segundos, lo que hará que el líquido vuelva al reservorio         

b.-Prótesis de tres componentes: son las más sofisticadas y están compuestas por dos cilindros que se implantan en los cuerpos cavernosos, siendo independiente la bomba del reservorio, ya que el sistema de bombeo se coloca en el escroto y el reservorio en el peritoneo o en el espacio laterovesical, como lugares más habituales. Esta bomba presenta dos botones para el vaciado y llenado de los cilindros: en la fase de vaciado el líquido queda alojado en el reservorio. Son de mayor coste económico.

El implante de las prótesis no altera el deseo sexual, ni la sensación del orgasmo ni la eyaculación, si existe.  Se realiza a través de una incisión en la base del pene, o debajo del glande o por detrás del pubis.

Lo importante en esta indicación: es que el paciente conozca bien su mecanismo, el manejo de la misma, el prevenir las infecciones. Estas últimas hay que prevenirlas y para ello se toman medidas muy estrictas higiénicas y de antibioterapia pre y postcirugia, están presentes entre el 1-8 % de los casos, su aparición conlleva su retirada.