Láser: la solución a los problemas de próstata

Medical X-Ray Scan - Prostate

La próstata es una glándula que rodea a la uretra, que es el conducto que comunica la vejiga urinaria con el exterior. Esta glándula forma parte del aparato reproductor masculino y genera el fluido que acompaña a los espermatozoides en la eyaculación.

Con el paso de los años la próstata aumenta de tamaño y termina presionando la uretra, lo que genera problemas urinarios. A este agrandamiento de próstata de le llama hiperplasia benigna de próstata (HBP) y no tiene nada que ver con el cáncer de próstata.

Problemas que genera la próstata agrandada

  • Goteo después de orinar.
  • Dificultad para orinar y tener conciencia de hacer esfuerzo para ello.
  • Retención de orina (imposibilidad de orinar).
  • Puede que no se vacíe completamente la vejiga.
  • Incontinencia urinaria.
  • Más de 2 micciones durante la noche (nicturia).
  • A la hora de orinar notar pinchazos, escozor o dolor.
  • Expulsar sangre al miccionar.
  • Momentos de urgencia urinaria intensa.
  • Un chorro débil al orinar.

Cómo solucionarlo

Normalmente se empieza con un tratamiento médico a base de medicamentos que suelen ser bien tolerados por el paciente y que alivian esta situación. Estos tratamientos suelen ser suficientes durante largos períodos de tiempo.

Sin embargo, hay pacientes que no responden bien o que con el tiempo dejan de responder a la medicación. Esto podría provocar que acaben con una sonda vesical para poder orinar, con infecciones de orina frecuentes o incluso con una lesión permanente en los riñones. Es aquí cuando es necesario otro tratamiento.

Uno puede ser la cirugía clásica en sus dos técnicas: Prostatectomía Abierta  y Resección Transuretral de Próstata (RTUP). La otra opción es la cirugía láser prostática con sus diferentes tipos de láser: Verde, Holmium y Tulio.

Ventajas del láser para problemas de próstata

Ambos, tanto el láser como las cirugías convencionales, son opciones muy efectivas. Sin embargo el láser presenta más ventajas con el postoperatorio al ser mucho menos agresivo que la cirugía prostática:

  • No hay pérdida de sangre. Esto la convierte en muy adecuada para aquellos pacientes con tratamientos antiagregantes (aspirina y otros) o anticoagulantes (sintrom).
  • La sonda vesical puede retirarse a las 12 horas. Con la cirugía RTUP la sonda se retira a los 5-6 días.
  • Solo se está 24 horas de hospitalización. Con la RTUP es de 5 a 6 días.
  • Alivio inmediato de los síntomas con importante mejoría del flujo urinario.
  • Menos del 1% ha referido disminución de la erección, frente al 15 % que puede llegar la cirugía.
  • Los resultados se mantienen a largo plazo y no se necesitan nuevas cirugías sobre la próstata.
  • En 2 o 3 días se puede hacer vida normal, cuidando de no realizar grandes esfuerzos.

La cirugía por láser es una de las intervenciones de hiperplasia benigna de próstata incluida en la cartera de servicios quirúrgicos de Cristóbal López. La idoneidad de este proceso se establecerá en la consulta según el diagnóstico del paciente.