¿En qué consigue un chequeo urológico masculino?

A partir de los 40-45 años es recomendable para el hombre hacerse un chequeo urológico anual. Sobre todo si se tiene antecedentes familiares de tumores de próstata o de piedras en el riñón, en cuyo caso deberían hacerse de forma obligatoria. Ya que, así, se previenen los posibles problemas que puedan darse en un futuro y se detectan otros que por estar en su fase inicial no tienen síntomas que nos avisen.

rawpixel-645295-unsplash (1)

¿Qué es el chequeo urológico masculino?

Es un reconocimiento general del aparato genitourinario del varón que se realiza de forma rutinaria. Este chequeo consta de diversas pruebas médicas, que el urólogo solicita para diagnosticar y tratar los problemas del sistema reproductor y sexual masculino, así como los relacionados con la micción.

¿Cuáles son las pruebas más habituales?

Dependiendo del grado de detalle con el que queramos realizar el chequeo, puede haber más o menos pruebas. Para poder hacer uno completo que te permita conocer tu estado de salud actual, estas son las 4 pruebas imprescindibles:

Una exploración física inicial. El urólogo comienza realizando una exploración del abdomen, del área de los riñones y de la vejiga, así como del pene, escroto y testículos. En esta prueba es muy importante la exploración de la próstata mediante un tacto rectal, una prueba indolora que se realiza en unos segundos. En este caso nos sirve a los urólogos para poder detectar el cáncer de próstata en fase precoz ya que, en combinación con el PSA (otra de las pruebas), ofrece una información muy fiable.

• Ecografía urológica. Esta prueba es muy útil para aquellos pacientes que tienen molestias miccionales significativas u otras circunstancias clínicas que lo aconsejen. Hay varios tipos dependiendo de lo que se quiera analizar. Por ejemplo la ecografía transrectal de la próstata posibilita la realización de una biopsia prostática si hay indicios de cáncer de próstata. Otra modalidad muy común es la ecografía testicular, que se realiza si hay sospecha de tumores testiculares.

• Flujometría miccional. En esta prueba el paciente tiene que orinar en un inodoro portátil. Aquí se mide la cantidad de orina eliminada en la micción, la duración de la micción, el pico de flujo miccional máximo presentado (máxima fuerza del chorro) y el valor medio del flujo en la micción. Sirve para conocer hay una obstrucción en la salida de orina desde la vejiga o una debilidad en la contracción del músculo vesical.

• Análisis de orina y sangre específicos. Por un lado se realizan análisis del sedimento urinario para detectar si hay sangre en la orina o infecciones urinarias o patologías más graves como un tumor renal o de vejiga. Por otro se hace un análisis de sangre para determinar la creatinina en plasma (para saber si los riñones funcionan bien) y el PSA, una proteína producida por las células epiteliales de la próstata, que sirve para detectar problemas en la próstata como la hiperplasia benigna, el tumor maligno de próstata o la infección de la próstata (prostatitis).

 

Como puedes ver todas estas pruebas son muy sencillas y ayudan a conocer con exactitud tu estado de salud urológico y ayuda también a prevenir posibles problemas que puedan darse en un futuro.

Además recuerda que, por seguridad, si tienes antecedentes te tumores prostáticos o piedras en el riñón, debes realizarte una prueba anualmente, tengas síntomas o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>