Circuncisión para bebes y niños ¿Sí o no?

circuncision bebes

Son muchas las razones que pueden llevara a realizar una circuncisión. Muchos hombres deciden operarse por higiene, por recomendación médica, para corregir una fimosis, o incluso por motivos estéticos. Sin embargo, la práctica de la circuncisión, a nivel global, suele estar ligada en la mayoría de los casos a cuestiones culturales y religiosas.

De ahí la eterna pregunta. ¿Es recomendable a nivel médico la circuncisión en bebés y niños o es meramente una cuestión cultural o religiosa? La verdad es que ambas cuestiones tienen su parte de razón. Pero antes un poco de historia.

Más de 15.000 años de la primera circuncisión

Se calcula que por esta fecha se producían ya las primeras operaciones de circuncisión. Y son muchas las civilizaciones que lo han practicado por una u otra razón.

En África comenzó por la zona de Sudán y Etiopía, le siguieron los antiguos egipcios y los sumitas y por último judíos, musulmanes y bantúes. En Oceanía la practicaban los aborígenes australianos y polinesios. Y en América las civilizaciones azteca y maya.

Normalmente se realiza sobre bebés y niños

Esta sencilla operación quirúrgica a la que se someten miles de hombres cada año, se suele dar en gran medida durante los primeros meses de vida. Consiste simplemente en cortar el prepucio, la piel que protege al glande. Para ello se emplean distintas técnicas que acaban dejando totalmente expuesto el glande.

En la operación de bebés, se insensibiliza el pene con anestesia local antes de la cirugía. La anestesia se puede inyectar en la base del pene, en el cuerpo de éste o se puede aplicar como crema. La herida tarda en sanar 5 o 6 días después de la operación.

En el caso de niños mayores y adolescentes, la circuncisión se hace generalmente bajo anestesia general, mientras el niño está completamente dormido. Se utilizan suturas absorbibles para cerrar la herida, que son absorbidas por el cuerpo al cabo de 7 a 10 días. Aunque la herida puede tardar hasta 3 semanas en sanar.

Beneficios de la circuncisión

  • En el primer año de vida, los niños circuncidados tienen menos posibilidades de padecer una infección urinaria o del pene, ya que es mucho más fácil mantener limpio y desinfectado un pene circuncidado.
  • Los hombres circuncidados tienen menos posibilidades de padecer cáncer de pene.
  • No pueden padecer fimosis ya que se retira el prepucio que es el causante de esta enfermedad.
  • Además se ha demostrado que las personas adulta circuncidadas tienen menos posibilidades de contraer una enfermedad de transmisión sexual, desde sífilis o gonorrea hasta el virus del sida.

Todo queda en manos de los padres

Dado que no se considera algo esencial para la salud de los bebés y niños, al final son los padres los que consideran la posibilidad de realizar o no la circuncisión. La labor del médico reside en ofrecer la mejor información posible para que conozcan las ventajas e inconvenientes y decidan sobre ello.  Para resolver todas las dudas, nada mejor que ponerse en contacto con la consulta de Cristóbal López, bien a través de este formulario o por teléfono llamando al 965140407