Menopausia y pérdidas de orina

Cuando las mujeres llegan a cierta edad llega un momento en que dejan de menstruar. Es una fase que se conoce como menopausia, y suele ocurrir en torno a los 45 años más o menos.  Cuando empieza este período, los ovarios dejan de producir estrógeno y progesterona.

Entonces llega la incontinencia urinaria

Una de las situaciones más comunes a las que se enfrenta la mujer durante la menopausia es a la pérdida involuntaria de orina.

¿Por qué se produce? Hemos hablado antes de los estrógenos y la progesterona. Pues bien, estas hormonas fortalecen los tejidos y músculos de la vejiga y el suelo pélvico. Al dejar de producir el cuerpo estas hormonas, los tejidos se van debilitando, lo que provoca que disminuya la capacidad para controlar el vaciado de la orina.

Las hormonas, sin embargo, no son las únicas causantes de la incontinencia urinaria durante la menopausia; también existen otros factores como el aumento de peso (que provoca que la grasa del abdomen presione la vejiga provocando ganas de orinar), o el uso de determinados medicamentos durante esta fase. Todo ello puede provocar además alguna infección de orina puntual.

¿Tiene solución?

Por supuesto. Una de las recomendaciones para controlar la pérdida de orina es el ejercicio físico para fortalecer los músculos de la vejiga y la uretra. Mantener un peso adecuado también es importante, así que hay que plantearse una dieta sana y equilibrada: control de alimentos grasos y fuera tabaco y alcohol.

En caso de que se deba a alguna lesión hay que acudir al especialista.

Cómo actuar ante la pérdida de orina en la menopausia

Las mujeres que se enfrentan a esta situación  suelen pasarlo mal por cómo puede afectar a sus relaciones sociales, familiares e incluso amorosas. A nadie le agrada estar en una reunión y tener que acudir al baño rápidamente ante la mirada de los que le acompañan.

Este hecho, sin embargo, no debe avergonzar a quien lo sufre ni provocar ningún cambio en la rutina. Es una situación normal derivada del organismo y de la naturaleza del propio cuerpo humano. Muchas veces nos preocupa más el qué dirán y no nos paramos a pensar en que la gente que nos rodea muchas veces es más comprensiva de lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>